Imanes para autos, Imanes para camionetas. Fabricamos imanes. Una familia con más de 50 años en la producción de imanes. IMANES DE ALTA POTENCIA
Imanes para autos. Publicidad Vehicular SuperImantados.
IMANES DE ALTA POTENCIA MADE IN USA
Imanes para la puerta de tu auto, camioneta o útilitario.
LA MARCA DEL IMAN. FABRICA DE IMANES

Tel. +54 9 11-5-463-6710

Imanes para Autos y Utilitarios.
Lo usas, lo sacas. Fácil y Rápido.

Publicidad Vehicular.
Imanes Super Imantados.



IMANES PARA AUTOS
El imán: Lo usas, lo sacas. Fácil y Rápido.
IMAN 0.9 DM ESPECIAL PARA CHAPAS DE AUTOS - Flexible Magnetic Sheet.

Imanes 0.9 PARA AUTOS
Entregamos 2 imanes: 30 cm x 60 cm =
CONSULTAR
Entregamos 2 imanes: 40 cm x 60 cm = CONSULTAR

iman PARA UTILITARIOS 0.9
Entregamos 2 imanes:
30 cm x 120 cm = CONSULTAR


imanesmagneto@gmail.com
Tel. +54 9 11-5-463-6710
En Ciudad de Buenos Aires. CABA

Tel. +54 9 11-5-463-6710
Desde el interior del país



Este es el tamaño que entra en Todas las puertas de los autos.


CALIDAD PREMIUM A TODO COLOR
Entregamos los imanes en excelente calidad a todo color superimantados con el Exclusivo Sistema Termosellado a 150 grados y Laminados con filto UV. El mejor del mercado, por historia, por fabricación y por precio.


La Mejor energía para tu empresa. Imanes Magneto

imanes camionetas

Muestras de diseños realizados. Tener en cuenta que tienen 40 centimetros de ancho y 29 cm de alto.













Consultar por Imanes por metro o rollo

QUE TENES QUE HACER PARA TENER EL IMAN? Envianos tu logo en buen estado en Corel y nosotros armamos el cartel a este mail: Si no podes enviarnos tu logo mejor envianos un mensaje explicandolo todo. Estamos para solucionarte los problemas.!!!!

imanesmagneto@gmail.com

 

Más sobre imanes

BREVE HISTORIA DEL BIOMAGNETISMO

Muchas culturas ancestrales, entre las que se encuentran la china, la hindú, la árabe, la hebrea y las antiguas dinastías egipcias, utilizaban imanes por sus propiedades terapéuticas.


La leyenda cuenta que Cleopatra, para retrasar el proceso de envejecimiento, dormía con una piedra imán sobre la frente. En el siglo III a C., Aristóteles escribió acerca de las propiedades curativas de los imanes naturales, que llamaba "imanes blancos".


En el siglo I d C., Plinio el Viejo, historiador romano, habló sobre la utilización de los imanes para curar los problemas oculares. Durante ese mismo siglo, algunos geománticos chinos empezaron a documentar lo efectos sutiles del campo magnético terrestre en la salud humana y la enfermedad después de utilizar brújulas de gran precisión para la exploración de las condiciones geomagnéticas.


En el siglo II, el célebre médico Galeno recomendaba el empleo de imanes para tratar el estreñimiento y diversos trastornos dolorosos. En el siglo IV, Marcel, el filósofo y médico francés, aconsejaba llevar un imán alrededor del cuello para aliviar los dolores de cabeza. En el siglo VI, Alejandro de Tralles utilizaba imanes para tratar el dolor de las articulaciones.


Después, durante el siglo X, el médico islámico Ibn Sina, también conocido como Avicena, afirmó que era capaz de tratar la depresión mediante la terapia magnética. Alrededor del año 1000, un médico persa documentó la utilización de imanes para aliviar dolencias como la gota y los espasmos musculares.


Un gran número de médicos y sanadores utilizaron los imanes para curar diferentes problemas médicos hasta el siglo XVI, cuando el célebre médico Paracelso no sólo abogó por los imanes para curar trastornos específicos, sino que además describió con detalle los diversos efectos curativos de las polaridades magnéticas en los seres vivos.

Paracelso fue uno de los primeros en postular que la propia Tierra era un gran imán. En sus obras sobre terapia magnética, Paracelso defendía que el "imán es el rey de todos los secretos".


En 1777 la Real Sociedad francesa de medicina examinó los estudios sobre curación magnética realizados por un abad francés llamado Le Noble. Sus informes sobre los efectos de los tratamientos magnéticos fueron tan favorables que concluyeron que el imán parecía destinado a desempeñar un papel tan importante en la práctica y la teoría médica como el que estaba comenzando a tener en el campo de la física experimental.


Curiosamente, unos pocos años después esa misma entidad condenó la obra sobre "magnetismo animal" de Franz Anton Mesmer, quien utilizaba "pases magnéticos" en sus pacientes al tiempo que aplicaba la energía del "magnetismo humano" por contraposición a las piedras imán magnéticas.


Mesmer entendía la curación magnética según una teoría astrológica según la cual el sol, la luna e incluso la tierra poseen energías magnéticas sutiles que pueden influir en el sistema nervioso humano y proporcionar energía al cuerpo. Las teorías de Mesmer se asemejaban mucho a las de Paracelso. Los dos afirmaban que existen un fluido magnético o una fuerza de la naturaleza invisible y sutil que se intercambia entre el cielo y la Tierra, y que dicha fuerza magnética puede curar y proporcionar energía a los seres vivos.


Mesmer estaba convencido de que el ser humano posee una clase de magnetismo específico, que él denominó "magnetismo animal" para distinguirlo de las limaduras de hierro o "ferromagnetismo". Continuó su labor desarrollando técnicas que permitieran captar y utilizar ese tipo de energía con el objeto de curar a sus pacientes.


Mesmer solía sustituir la energía de los imanes permanentes que había utilizado por su propio magnetismo animal. Si bien no fue comprendido durante su época, en el siglo XX los investigadores han hallado pruebas de que tal vez Mesmer no se encontraba tan lejos de la verdad en la relación con sus afirmaciones sobre el magnetismo animal.
Los estudios efectuados durante los últimos 30 años han demostrado una notable similitud entre los efectos biológicos beneficiosos de las manos de un sanador y los efectos terapéuticos de los imanes permanentes en los seres vivos.


Tan sólo unos ochenta años después, el famoso químico francés Louis Pasteur documentó los descubrimientos que había realizado en relación con los efectos de los imanes en el proceso de fermentación. Pasteur también desarrolló un tratamiento para la rabia, así como el proceso de esterilización de la leche (pasteurización).


Pasteur se percató de que si colocaba un imán cerca de una cuba de fermentación llena de fruta (tal como se utiliza en la producción de bebidas alcohólicas), el proceso de fermentación era más rápido. En aquella misma época Samuel Hahnemann, el creador de la homeopatía, también experimentó con los imanes con fines terapéuticos y acabó defendiendo el uso de los imanes para tratar un gran número de trastornos de la salud.


El mayor defensor de la terapia magnética durante la segunda mitad del siglo XIX fue el doctor C., J. Thacher. Este médico explicaba que la energía de la vida provenía de la fuerza magnética del sol y era conducida a través de la sangre debido a su alto contenido en hierro. Aproximadamente un siglo después, en 1954, Linus Pauling recibió el Premio Nobel de Química por sus descubrimientos sobre las propiedades magnéticas de la hemoglobina, una sustancia presente en la sangre que contiene hierro.


A mediados del siglo XX, el interés por la curación magnética aumentó rápidamente en países como la India, Rusia y Japón.


 

Ideales para mantener la imagen institucional en tu flota, sin perder
la discreción para el uso particular.

El imán vehicular da la posibilidad de tener un móvil "vestido" en horario de trabajo, y "casual" fuera del mismo.

Un caso típico es el de las empresas donde parte de la flota es usada durante el fin de semana por personal de las mismas, y no se desea mantener la identificación.

Además de que no dañan la pintura del automotor, su colocación y retiro son muy prácticos (a diferencia del ploteado vehicular que son un embole y se dañan por cualquier boludez).

Esto permite tener más de un juego de imanes distintos y usarlos según la ocasión. El ejemplo son los autos o utilitarios que trabajan para más de una empresa. O para cambiar tu imagen todos los meses.

imanes o9

El Poder de los Imanes.

FABRICAMOS solo IMANES PREMIUM


Mejor potencia magnética.

Mejor calidad de impresión.



Mejor imágen de tu empresa
.

La Mejor energía para tu empresa. Imanes Magneto

El magnetismo (del latín magnes, -ētis, imán) es un fenómeno físico por el que los materiales ejercen fuerzas de atracción o repulsión sobre otros materiales. Hay algunos materiales conocidos que han presentado propiedades magnéticas detectables fácilmente como el níquel, hierro, cobalto y sus aleaciones que comúnmente se llaman imanes. Sin embargo todos los materiales son influídos, de mayor o menor forma, por la presencia de un campo magnético.
El magnetismo también tiene otras manifestaciones en física, particularmente como uno de los dos componentes de la radiación electromagnética, como por ejemplo, la luz.